CARTAS

Recuerdo con cariño las cartas que antaño escribía y las que recibía (guardo muchas) sobre todo las de mi amiga Aurora Mora hablando de todo, de nada y de TODO, además de alguna que otra dolorosa colección de palabras, por la prosa hiriente contenida en ella.

Pero ante todo reivindico la preciosa, a mi modo de ver, capacidad de plasmar negro sobre blanco aquello que se piensa y ser capaz de abrirse al otro y expresar sentimientos y miedos.

Aquí va esa frase “las palabras se las lleva el viento” y a mí, que me han “soplado” muchas promesas y juramentos, me encanta quien afirma, reafirma y firma sus palabras.

Por un 20 de abril lleno de palabras que se escriban bajo vuestra piel y duren toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *